La cesta está vacía

ARAR _ TEATRO ENSALLE

Teatro > contemporáneo


 

Compartir publicación



Companyia: Teatro Ensalle

Direcció, Text i dramatúrgia. Pedro Fresneda.

Ajudant de direcció. Raquel Hernández.

Creació i interpretació. Raquel Hernández, Artús Rei y Pedro Fresneda.

Col·laboradors. Juan Loriente, Antonio Fernández Lera, Magrinyana.

Espai escènic. Teatro Ensalle.

Disseny d’il·lumiació. Pedro Fresneda.

Fotografia. Elena Vázquez Ledo.

Disseny de vestuari. Los actuantes.

Espai sonor. Pedro Fresneda, David Santos.

Col·laboren: Agadic, INAEM.

 

Una pieza creada a partir del texto Arar de Pedro Fresneda y las colaboraciones artísticas con Juan Loriente en “Canchales.Parte IV.( Juan)” y con Antonio Fernández Lera y Magrinyana en “Canchal. Parte V (Antonio y Magrinyana)”.

 

Producción de Cía. Ensalle con la colaboración de Agadic.

 

 

Trabajamos para ese territorio desatendido. Buscamos en ese lugar incierto de lo sensacional, no explícito. Así la escena no es más que un tubo amarillo de desescombro, de esos que se colocan en el balcón.  Y la idea es precipitar lo que no se dice, lo que no se hace. El tránsito, el camino, la precipitación con su velocidad y su ruido y su desorden, la elección de los objetos arrojados por el tubo, la escena cambiante del contenedor a pie de calle, es la hora u hora y media que el espectador pasa en el teatro.

Bailamos para lo oculto, para que aflore en la sala, llamamos al misterio que constituye lo que los asistentes al acto nos negamos. Lo que no sabe nadie. Y paramos en un momento porque ahora unos ojos han mirado otros ojos y eso se queda ahí. Paramos a contemplar a la bestia detenida. Entonces que atraviese la escena un pensamiento. Y a partir de ahí vamos a ver qué pasa. Porque hay que atender a lo que pasa y descubrir cuál es la palabra precisa para el territorio de lo desatendido.

[Una imagen retrasada en el tiempo. Un recorrido en círculos con el dedo. Lento como para olvidar el surco. Minucioso como para no poder olvidar. Piedritas con forma de hueso desechado en los costados del camino… Una pregunta, la misma pregunta, una pregunta reflejada. Eres una pregunta caminando el tiempo. Tu tiempo. No recuerdas donde la recogiste, y no tienes ni puta idea de hasta donde podrás cargar con ella. Tal vez acabes conociéndola, tal vez te conozca ella a ti, eso sería suficiente en todo caso]. Arar. Pedro Fresneda

 

ESPECTÁCULOS DESTACADOS